PULGÓN DEL TALLO Y PULGÓN DEL GRANO

Nombre de la plaga Latín: Rhopalosdiphum padi, Sitobion avenae

Hospedadores:
Prunus padus (cerezo aliso), zarzamora, frambuesa, (para S. avenae) son los hospedadores primarios, y los cereales especialmente la cebada, el maíz, la avena y el trigo son hospedadores secundarios.

Distribución e importancia:
Los áfidos pueden causar danos a la cebada de primavera de dos maneras, por la transmisión del BYDV a las plantas jóvenes de cebada al principio de la estación y a través de las pérdidas por danos directos (como alimento). Las infestaciones fuertes pueden provocar una reducción del número de granos por espiga y por tanto una sensible reducción del rendimiento.
Rhopalosdiphum padi, el pulgón del tallo, generalmente se encuentra en las hojas más bajas, pero si su número aumenta puede extenderse por toda la planta. Este pulgón es un importante vector del BYDV, y aunque principalmente afecta a los cereales sembrados en invierno, algunos pueden perdurar después de inviernos templados y pasar a la cebada de primavera extendiendo el BYDV.
Sitobion avenae, el pulgón del grano, vive todo el ano en torno a los cereales y hierbas con poblaciones que llegan a ser importantes durante junio, momento en que son la especie más frecuente que infecta las espigas de los cultivos en floración. El pulgón del grano es la causa más común de los danos directos a los cultivos de cebada de primavera.

Síntomas:

Pulgón del granoSi las condiciones son favorables en primavera y a principio de verano, las poblaciones de áfidos pueden aumentar rápidamente y causar daños directos a las plantas. Los síntomas de los daños directos son enanismo de las plantas, color pálido y punteado rojizo o púrpura de las hojas, que a menudo se marchitan. Sólo un gran número de pulgones puede causar estos síntomas, y en esta etapa la población será suficientemente grande para ser vista fácilmente en la planta. Otro síntoma es la presencia de melaza viscosa, que puede servir de sustrato para el desarrollo de hongos.

 

 

Descripción de la plaga:

Pulgón del talloRhopalosdiphum padi: el adulto áptero es globoso, marrón verdoso y de 1-2 cm de longitud, con marcas negras sobre el abdomen, con sifúnculos cortos achaparrados.

 

 

pulgón del talloLos adultos son negros.

 

 

 

Sitobion avenae: el áptero tiene una longitud entre 2,4 y 2,8 mm y tiene antenas largas y negras. El pulgón del grano tiene hojos rojos; tiene un color de verde a marrón rojizo con sifúnculos negros y una larga cauda verde pálida o amarilla. Los adultos alados tienen la cabeza y el tórax marrón rojizo, el abdomen es rojo o verde y a veces con cinco o seis manchas laterales oscuras.

Ciclo vital:
Rhopalosdiphum padi pasa el invierno como huevo sobre el Prunus padus, en primavera se desarrollan una fundatriz y dos o tres generaciones de fundatrigenias provocando que las hojas de las ramas jóvenes se arruguen.
Las fundatrigenias aladas emigran a los cereales. Después de la floración, los pulgones se desarrollan sobre las panículas, las hojas superiores y las espigas. En otoño se producen machos alados que regresan a los hospedadores primarios. Las ginóparas aladas de los cereales dan lugar a hembras ápteros ovíparas en el hospedador primario.
Sitobion avenae pasa el invierno como huevo en la paja de gramíneas, los huevos eclosionan al final del invierno dando lugar a varias generaciones de fundatrigenias virginóparas ápteras. Los pulgones alados nacen extendiéndose a otras gramíneas y desarrollándose en hojas superiores antes de desplazarse a las espigas, tan pronto como estas nacen. Cuando las poblaciones son abundantes o cuando los granos maduros se endurecen los pulgones alados aparecen en unos cuantos días, creando nuevas colonias en cereales, que todavía están verdes. En otono, algunos indivíduos se hacen sexúparas, dando lugar al nacimiento de sexuales. Las hembras ponen los huevos en invierno.

Control:
Es importante distinguir entre las dos principales razones para controlar a los pulgones en la cebada de primavera: prevenir la transmisión de BYDV a las plántulas y minimizar los daños directos.
Una vez el cultivo ha alcanzado el estado de segundo nudo detectable (GS32), las plantas deberían ser vigiladas semanalmente para detectar la presencia de pulgones. Si el 50% de las plantas están infestadas con pulgones está justificada la aplicación de insecticidas para evitar daño directo. Después de la emergencia del cultivo (GS59), las condiciones ambientales deben ser consideradas antes de tomar la decisión de usar un insecticida. Si el 50% de las plantas están infestadas con pulgones al nacimiento de las espigas y el tiempo es inestable, se debería estudiar de nuevo después de unos días el número de pulgones. El tiempo inestable limita la multiplicación de las poblaciones de pulgones. Si la previsión es de tiempo cálido y estable, la presencia de mariquitas (adultos y gusanos) o gusanos en los cultivos deberían ser determinados. Si no se encuentra ninguno, aficidas pueden ser aplicados. Sin embargo, si las mariquitas o los gusanos están presentes, la aplicación de aficidas no es recomendable y es necesario esperar un poco y controlar las plantas para áfidos en la floración temprana (GS61). En la floración temprana (GS61) el número de áfidos debería sobrepasar 5 por espiga o 30 áfidos en la hoja bandera antes de considerar ninguna acción.
Las condiciones atmosféricas predominantes y la presencia de enemigos naturales deberían ser tomadas también en consideración. Si el tiempo es cálido y estable y no hay enemigos naturales presentes en el cultivo, la aplicación de aficidas es recomendable dependiendo del estado de crecimiento del cultivo. Una vez el cultivo sobrepasa el estado lechoso (GS73), el control de áfidos con aficidas no son rentables.
Los insecticidas piretroides (permetrin, deltametrin, cipermetrin - Vaztak 10 EC) son las opciones preferentes para prevenir la transmisión de BYDV por áfidos, ya que tienen un efecto demoledor sobre los áfidos. Los productos que contienen pirimicarb son una buena opción donde hay enemigos naturales en el cultivo, este aficida no es tan poderoso para estos insectos.
Los esprays actualmente aprobados para su uso en cereales incluyen dimetoato (Bi 58 EC, Perfectión), pirimicarb (Pirimor 50 WG), etc.