VIRUS DEL MOSAICO DE LA SANDÍA

El virus del mosaico de la sandía es causado por dos diversos virus; éstos se refieren como el mosaico número 1 de la sandía y mosaico número 2 de la sandía.

Gama del anfitrión: Melón, sandía, melón, pepino, calabacín, haba y guisante.

Distribución e importancia:

El virus del mosaico de la sandía es común en regiones templadas así como en las zonas tropicales. Se ha divulgado en la mayoría de los países en donde crecen los curcubitáceos. El da?o que causa es la decoloración de las hojas, de la deformidad de la fruta y de la reducción de la calidad de la producción total.

Síntomas y enfermedades:

El síntoma más común es abigarramiento de la hoja (cuadro 23), sin embargo, el abigarramiento puede ser difícil de ver bajo ciertas condiciones atmosféricas. Algunas plantas se impiden con formas anormales de la hoja, acortan nodos internos, y los hábitos erguidos espesos del crecimiento de un poco de corredor inclinan. Los primeros síntomas en las frutas son generalmente desiguales y el aspecto abigarrado de la fruta emerge.

 

Este síntoma de la enfermedad se expresa más en períodos de las altas temperaturas extendidas que ocurren momentos antes de cosecha de la sandía. Debido a infecciones mezcladas frecuentes en condiciones naturales una diagnosis confiable de muestras del campo se obtiene mejor usando las pruebas serológicas estándares (immnodiffusion, ELISA, IEM).

 

Ciclo de la enfermedad:

La hibernación del virus del mosaico de la sandía en semilla o en malas hierbas infectadas. Las enfermedades se separan generalmente por los afidos que pueden separarse con plantar entero durante la estación de crecimiento.

Control:

Además de los aerosoles del aceite mineral a interferir con las transmisiones y los insecticidas del virus para controlar las poblaciones del áfido, los cultivos resistentes pueden controlar con eficacia el virus del mosaico de la sandía (WMV).