ROYA ANARANJADA

Organismo causal: Puccinia recondita (sinónimo P. rubigo-vera Winter, P. triticina Eriksson)

Es un parásito débil, las pústulas uredinales son dispersas, redondas a oblongas y por encima de 2 mm de largo en el trigo y centeno. Los signos más notables de la enfermedad son las masas de esporas del hongo de color rojizo-naranja que aparecen en la superficie de la hoja. Estas masas de esporas se denominan pústulas. Normalmente sólo son visibles unas pocas pústulas sobre variedades susceptibles.
Las pústulas aparecen principalmente en la superficie superior de las láminas foliares, también en las vainas y en las partes florales, pero raramente en tallos.

Hospedadores: Trigo

Distribución e importancia:

La roya anaranjada tiene una distribución mundial. Está particularmente extendida en el centro, sur, norte y este de Europa, pero también es común en Espana, Holanda, Gran Bretana y América. La enfermedad normalmente se produce de manera uniforme en el campo. En los lugares en los que pasa el invierno esta enfermedad es más severa en las hojas basales. Cuando llega desde campos distantes, será más severa en las hojas superiores .
Las infecciones tempranas severas pueden causar pérdidas de producción significativas, principalmente reduciendo el número de granos por espiga y la calidad de los granos.

Síntomas:
La roya anaranjada causa pústulas muy pequenas, anaranjadas que erupcionan a través de la superficie de la hoja. En algunos casos, las pústulas están rodeadas por un halo estrecho blanco o amarillo. Las pústulas contienen masas de esporas pulverulentas naranja producidas por la roya. Las esporas pueden derramarse de las pústulas y formar un polvo granulado naranja en la superficie de la hoja en torno a la pústula. Cuando la virulencia de la roya es alta, el reconocimiento del campo puede avisar con polvo naranja en las manos y la ropa. Con la edad de las hojas, las pústulas empiezan a producir esporas negras en lugar de las naranjas. Estas pústulas negras se asemejan a manchas de alquitrán y son más fácilmente distinguibles en la superficie inferior de las hojas y las láminas foliares. Las pústulas se presentan de forma aleatoria en las hojas que tienen bandas estrechas amarillas de pústulas.

Ciclo infectivo:
Este hongo puede sobrevivir únicamente viviendo sobre el tejido de la hoja. No permanece en el suelo o en los residuos del cultivo. Durante el verano, sobrevive en trigo espontáneo. Durante el otono, las esporas son "sopladas" a nuevas plantaciones de trigo. El trigo plantado temprano a veces aguanta la fuerte infección de la roya y puede volverse amarillo.
Esto no parece la causa de la muerte del trigo en invierno. La roya puede sobrevivir al invierno como infecciones latentes si las hojas verdes sobreviven al invierno.
A principios de primavera, las pústulas erupcionan y las esporas frescas "vuelan" a las hojas nuevas. El retraso, a menudo, reduce la severidad final de la enfermedad. La roya "se retira" al trigo espontáneo cuando llega el tiempo de la cosecha.
La severidad de la epidemia de roya anaranjada se incrementa de forma exponencial con el tiempo. Este es el motivo por el que las epidemias de roya aparecen de manera repentina durante las condiciones ambientales favorables. El desarrollo de la roya durante la primavera es favorecido por las temperaturas que están entre 15 y 22 °C.
El proceso infectivo requiere humedad, que puede ser suministrada por lluvia o rocío. La infección puede presentarse en unas cuatro horas con un tiempo favorable. La dispersión de las esporas a las hojas superiores y campos adyacentes se ve favorecida por condiciones de sequedad y viento.

Control:
La resistencia genéticamente heredada es un excelente modo de controlar esta enfermedad. Particularmente, la resistencia limita la infección y retrasa el crecimiento del hongo y la formación de esporas. Los niveles de resistencia varían entre las clases de trigo y entre las variedades dentro de una clase.
El tiempo adecuado para la aplicación del herbicida es muy importante. Las aplicaciones después de que las plantas tengan la cabeza completamente formada y el grano haya empezado a llenarse pueden ser demasiado tarde para obtener un control adecuado.
Hay muchos fungicidas disponibles para el control de la roya anaranjada, que se usan principalmente para el control de la infección. Los fungicidas específicamente registrados para el control de la roya anaranjada son Dithane, Manzate, Tilt, Propimax, etc. Los fungicidas pueden ser aplicados mediante aplicaciones al suelo o aéreas.
Los compuestos químicos con un espectro más amplio de actividad incluyen triadimefon, triadimenol, diclobutrazol, propiconazol y fenpropimorf y procloraz.